La carbonara blog

Barcelona y Madrid contarán con sedes operativas del fruto de la absorción de CaixaBank a Bankia

La absorción de Bankia tuvo el visto bueno a manos de los accionistas de CaixaBank, de esta manera solo faltan las autorizaciones de los reguladores para que se convierta en realidad el nuevo banco. Los directivos de CaixaBank se encargaron de convencer a sus accionistas del beneficio que conlleva la operación, sin que aún se haya definido el ajuste laboral ni de estructura, aún cuando Jordi Gual Caixabank, destacó como “uno de los apartados más importantes y más críticos de la reestructuración”.

Lo que se prevé es que la nueva entidad se haga realidad durante el primer trimestre. Si bien ambos bancos continuarán operando por separado hasta que finalice el año que viene y finalmente desaparezca Bankia. Para entonces ha de ser el mayor banco con el que cuente España, y con activos mayores a 660.000 millones de euros, 20 millones de clientes y una cuota de mercado que se ubica alrededor del 25% en los principales negocios.

En el transcurso del discurso pronunciado en la junta extraordinaria que se llevó a cabo en València, Gortázar señaló que “estamos trabajando en cuantificar el excedente de plantilla y en las fórmulas más adecuadas desde el punto de vista empresarial y también personal”. Así mismo añadió, que los costes de reestructuración para CaixaBank “se han estimado en 2.200 millones de euros”.

Magnitudes

Considerando que el nuevo banco se convertirá en el mayor de España, contará con activos de más de 660.000 millones. Atendiendo a los cálculos de los sindicatos, en conjunción, los trabajadores de las dos empresas debido a su edad se encontrarían en edad de ser prejubilados unos 7.500, lo que se traduce como el 15% de la plantilla, conformada por 51.000 personas.

Esta es una fusión que fue aprobada por el 99,71% de los asistentes a la junta. Criteria, que es el brazo inversor de la Fundació Bancària La Caixa, es el principal accionista y cuenta con el 40% de las acciones.

Por otra parte, el consejero delegado no despejó las dudas en torno a cuál de las dos sedes operativas del grupo (la de Barcelona y la de Madrid) sería la preponderante sobre la otra. Aunque Gortázar afirmó que “la sociedad mantendrá su sede social en València, y existirá una doble sede operativa en Barcelona y en Madrid”. El diseño final del peso de cada sede operativa será de suma importancia para lograr definir el ajuste, pues se espera que existan duplicidades en los servicios centrales, como ha sucedido en todas las operaciones de fusión de bancos.

Presidente

Gual señala que el banco se anticipó a la ola de reestructuraciones. Antes de iniciarse el discurso de Gortázar, el presidente del banco, Jordi Gual, hizo hincapié en la operación con Bankia en referencia a la situación de bajos tipos de interés, la digitalización del negocio y los costes de la nueva regulación bancaria.

Por su parte Gual, que cesará como presidente al ser sustituido por José Ignacio Gorigolzarri (presidente de Bankia), acotó que las autoridades supervisoras y reguladoras “han llamado reiteradamente a la concentración bancaria en Europa para ganar escala y mejorar la eficiencia”. En su opinión, CaixaBank “se ha anticipado” a través de esta integración a la ola de reestructuración en la que está inmersa el sector.