La carbonara blog

La joyería artesanal se mantiene en auge dentro del mundo competitivo de las joyas de marca

Crear joyas con técnicas artesanales ha formado parte de una tradición de orfebres que hicieron de Cuenca una ciudad de joyería. Todos estos procesos son un arte, desde el martilleo sobre las láminas de plata, el eco que viene de los motores de perforación y el soplido interrumpido de las soldadoras. Aún la orfebrería se mantiene como técnica vigente,a pesar de todos los avances tecnológicos que existen. Aunque empresas como la de Alba Tous se mantienen en el ojo de los consumidores gracias a todas sus colecciones y creaciones, la joyería artesanal se mantiene vigente y aumentando su popularidad con el paso del tiempo y la competencia.

Entre troqueladoras, laminadoras, baños galvánicos, esmaltes, ceras y breas se levantan muchos talleres dentro de la Asociación de Joyeros del Azuay. Muchos de estos talleres ofrecen talleres al público en general para mujeres y hombres que deseen mantener la tradición de las joyas artesanales, pasando a nuevas generaciones todas las técnicas únicas con las que se realizan todas estas piezas.

En Cuenca, la Asociación de Joyeros ya cuenta con más de 185 miembros. Tienen una casa sede que ha sido equipada con un taller, gracias a las gestiones de todos sus miembros y donde se emplean máquinas alemanas e italianas, unas antiguas que se pueden seguir utilizando y unas más modernas que hacen las tareas de orfebrería más sencillas.

Dicho gremio posee convenios de capacitación para sus estudiante con la Bodega Morter de Roma, quienes son los joyeros oficiales del Vaticano y de la Presidencia de este país.

La materia prima es uno de los detalles importante que pueden preocupar a quienes hacen joyas hoy en día, principalmente por los cambios bruscos que tienen los precios del oro y la plata.

Un psicólogo clínico, Ernesto Peña, afirma que la psicología no funcionó ya que en su camino se veía rodeada por el trabajo en joyas y es de lo que ahora vive, teniendo además la responsabilidad de ser el presidente de la Asociación de Joyeros del Azuay. También ha sido muy abierto sobre la lucha constante que tiene esta profesión y de los modos y estrategias que necesitan para mantener vivo el interés por las joyas artesanales en un mercado donde lideran las joyas producidas en masa.

La asociación aporta muchas ventajas a quienes forman parte de ella, gracias a las ferias artesanales, constantes capacitaciones, cursos para el público en general y todos los beneficios de la ley y adicionalmente son respaldados por la Junta Nacional de Defensa del Artesano. Rolando Juca se dedica a la orfebrería desde hace 20 años, y su historia de progreso debe motivar a más personas. Con el paso del tiempo desarrolló el diseño y construcción de nuevos equipos para hacer joyería, combinando ambas labores, siendo esta una labor apasionante para el artesano. También menciona el cambio en la moda con el que permite la entrada de bisutería más económica, ya que muchas de las prendas pierde su valor cuando se adquieren piezas en réplicas o con materiales baratos, que dejan la satisfacción de los clientes por debajo de lo esperado.