La carbonara blog

Las propiedades medicinales del cannabis han sido reconocidas oficialmente por la ONU

Este se convierte en el paso inicial con el que se facilitará la investigación del uso medicinal del cannabis cultivado con abono mineral. A inicios del mes de diciembre de 2020, la ONU reconoció las propiedades terapéuticas que posee la planta y su resina, por lo que fue retirada de la lista IV de la Convención sobre drogas de 1961, este es un espacio que se encuentra reservado para las sustancias que se conoce como más perjudiciales y que no contienen un potencial médico que sea reconocido.

Si tal referencia es llevada a la práctica, esta no modifica nada a corto plazo ya que el consumo recreativo continuará siendo prohibido debido a que la planta aún se mantiene en el listado de drogas con alto potencial adictivo. Más allá de ese traspié, este se trata de “el primer paso”, de este modo lo señalan los expertos que fueron consultados, al momento de agilizar las investigaciones médicas que recaen sobre dicha sustancia.

Con respecto a la decisión de la ONU, la misma corresponde a las recomendaciones que le fueron realizadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) durante el 2019 cuya finalidad era eliminar al cannabis de la lista IV pues no es “particularmente dañino”. Esta fue una votación muy dividida donde participaron los 53 países, donde casi todos los Estados de la Unión Europea —con excepción de Hungría— y numerosos de América sumaron una mayoría simple de 27 votos a fin de aprobar el cambio. La gran mayoría de los países de Asia y África, se opusieron.

Por su parte, la OMS también recomendó modificar de la lista (existen cuatro apartados, según el nivel de riesgo) a otros derivados del cannabis, aunque todas estas propuestas fueron rechazadas en medio de las votaciones.

“Es un primer paso. Levanta el pie del freno sobre el uso medicinal, que antes no se recomendaba. Esto puede abrir vías para que los gobiernos se sientan más libres para regular el cannabis medicinal. Pero los estados son soberanos y deciden. Hay 20 países que ya habían regulado el cannabis pese a la posición de la ONU”.

De este modo lo sostuvo Manel Guzmán, quien es catedrático de Bioquímica de la Universidad Complutense de Madrid y además, miembro del comité directivo de la Asociación Internacional por la Medicina Cannabinoide. Aunque ya no se encuentre en la lista IV, el cannabis continúa manteniéndose en el apartado I de la Convención de 1961, este es el listado donde se reseñan los estupefacientes que requieren alto control debido a su potencial adictivo, aunque son accesibles para realizar actividades médicas, como por ejemplo, la morfina.

Al menos 147 millones de personas a nivel mundial, es decir, el 2,5% de la población consumen cannabis, así lo señalan los datos de prevalencia de los que dispone la OMS. Cuando se procede al abuso de esta sustancia, llega a afectar el desarrollo cognitivo, la memoria, y además se desarrolla el síndrome de dependencia y problemas respiratorios, entre otras dolencias.