La carbonara blog

Recomendaciones de Hospiten: se debe realizar un chequeo post COVID-19 a todos los pacientes

Pedro Luis Cobiella y su Grupo Hospiten, han puesto a la disposición de sus pacientes que han superado la infección que es causada por SARS-CoV-2, un reconocimiento completo a fin de localizar, tratar y darle seguimiento a las complicaciones que podrían surgir una vez que han pasado la fase aguda de dicha enfermedad.

Para dicho despistaje, un especialista en Medicina Interna se encargará de llevar a cabo una valoración previa con la que será posible tener un conocimiento en base a sus factores de riesgo y otros múltiples aspectos que serán considerados, como por ejemplo: en qué situación y nivel de riesgo se encuentra de presentar secuelas o complicaciones por COVID. Esta es una valoración que será llevada a cabo mediante cuestionarios y escalas con las que se estimará la capacidad física, la esfera psicológica y permitirá descubrir síntomas que aún persisten, de existir.

El chequeo llega a ser realizado en un día, y el mismo incluye pruebas con las que se permitirá realizar un informe bastante completo con estratificación de riesgo, pautas de tratamiento y seguimiento. Consta de diversas pruebas generales como lo son: medición de peso y talla, comprobación del IMC (índice de masa corporal), tensión arterial, análisis de sangre y orina y pulsioximetría.

Del mismo modo, se aplican otras pruebas de carácter más específico como son: la espirometría y serología, con estas es posible determinar función pulmonar y el estado de inmunidad ante el virus de SARS-COV-2. Este se trata de un estudio que abarca otras pruebas como radiografía y TC de tórax, y otras que guardan relación con el corazón como es el electrocardiograma y un ecocardiograma.

Resulta de gran importancia el control de la salud de todas aquellas personas que han superado la COVID-19, y ello se debe a que, incluso algunos pacientes que se presentan asintomáticos han sufrido complicaciones posteriores. Se han presentado alteraciones que en un principio no se encontraban presentes, y sin la existencia de un chequeo general posterior no habrían podido ser detectadas a tiempo.

Otro aspecto a considerar es que los principales problemas tienden a aparecer de manera más frecuente en las personas de sexo masculino con antecedentes de cardiopatías, enfermedades respiratorias o factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, diabetes, sobrepeso u obesidad, colesterol alto, hábito tabáquico, entre otros), siendo la realidad que cualquier persona que haya pasado por esta enfermedad puede llegar a desarrollar ciertos tipos de dolencia.

En el caso de las personas que son jóvenes, y que no presentan factores de riesgo pero han sufrido de forma leve e incluso asintomática la COVID-19, también es factible que se presenten tales complicaciones durante los próximos meses. Después de todo, siempre ha de ser recomendable acudir a un especialista después de pasar la COVID-19, y es mucho más imperante si se cuenta con factores de riesgo cardiovascular, pulmonar o hematológico, o síntomas como cansancio, fatiga, dolor de pecho o palpitaciones.